80 años de un ilustrado y necesario aguafiestas

Un homenaje a H. C. F. Mansilla en su cumpleaños 80.

Enrique Fernández García

Al reflexionar sobre su agnosticismo, Juan José Sebreli destaca cómo la vida y las muchas lecturas lo convirtieron en un librepensador. Desde sus primeros tiempos intelectuales, sostiene posiciones sin recurrir a ningún gremio, escuela, corriente o discipulado que lo defienda. Ha escrito en representación de sí mismo, lo cual jamás será desdeñable. Su mérito es mayor cuando recordamos que ha embestido contra mitos populares, desde Gardel hasta Maradona, además de criticar el peronismo, los relativismos, las vanguardias estéticas, entre otros asuntos. Huelga decir que, para varios de sus compatriotas argentinos, lo pensado por él resulta incómodo. Así, para presentarlo, podemos usar la palabra que dio título a un programa televisivo que tuvo con Marcelo Gioffré: Aguafiestas. No se trata de un demérito, sino todo lo contrario. Es que, sin importar el país, urgen voces disonantes.

Salvando diferencias, si se pidiera la identificación de un aguafiestas boliviano, alguien dispuesto a cuestionar prácticas, valoraciones, prejuicios y tendencias populares, con seguridad, no sería difícil hacerlo: H. C. F. Mansilla.

Efectivamente, desde su primer libro, lanzado hace más de 50 años, ha persistido en el ejercicio del razonamiento crítico. Ha dejado constancia de su disconformidad en múltiples áreas. Los servicios públicos, la justicia, el desempeño de policías, las afectaciones al medioambiente, los laberintos burocráticos, al igual que una invariable politiquería, entre otros temas, lo movieron a la reflexión. No fueron quejas caprichosas, exentas del rigor que debe darse a observaciones para ser verosímiles; sus refutaciones se han distinguido siempre por su jerarquía e imparcialidad: todos han sido criticados.

Por su época de formación universitaria –década del 60–, lo más razonable habría sido tener militancia izquierdista. Era la regla entre intelectuales de Latinoamérica, llegándose a desear una fórmula que combine libros con fusiles, tal como lo hizo Debray. Pero Mansilla no fue seducido por la dictadura del proletariado y los ataques al imperio. En distintas obras dejó constancia de sus objeciones al respecto. Mientras, por ejemplo, había autores, incluyendo a Mario Vargas Llosa, que respaldaban al castrismo, él nunca se sumó al desatino de apoyarlo, pues, desde Sierra Maestra, existían razones válidas para criticar esa línea. No ha sido marxista, leninista, estalinista, trotskista, maoísta, etc. A propósito, en Bolivia, cuestionó a Fausto Reinaga y René Zavaleta, o sea, dos vacas sagradas de quienes abominan del capitalismo por estos lares.

Con todo, la incomodidad que sus textos ocasionan no se agota en círculos afines al socialismo. Revisando sus escritos, encontramos cuestionamientos a quienes tendrían una postura diferente, de derecha. De este modo, con la misma solvencia, ha criticado al empresariado y sus prácticas mercantilistas, así como también los vicios de partidos políticos que, aunque se presenten como demócratas, lo son solo superficialmente.

No es apologista de la industrialización, pues razonó sobre problemas ecológicos cuando el tema causaba escaso interés. Nada de hacer la venia a las élites actuales. Es más, hasta reivindicó virtudes aristocráticas en tiempos nada propicios para el efecto. Lo ha hecho, como muchas otras intervenciones suyas, porque no le interesa entretener a las mayorías, secundarlas, sino ser leal a sí mismo. Esperemos que un largo futuro sea todavía testigo de su oficio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s