El cóndor vuela muy alto

Verónica López

A lo largo del año, una campaña iniciada por el compositor e intérprete Willy Claure se visibilizó en medios de comunicación y redes sociales. El objetivo, lograr la máxima condecoración del Estado boliviano, el Cóndor de los Andes para la poeta, compositora e intérprete chuquisaqueña Matilde Casazola Mendoza.

Al día siguiente del anuncio oficial de aceptación de la postulación, a finales de agosto, me encontré con Matilde en la puerta de su casa para acompañarla a Correo del Sur Radio, a dar su primera entrevista tras el anuncio en el programa “La Mala Educación” conducido por Alex Aillón. En el trayecto de su casa a la radio, desde la calle Bolívar hasta la Kilómetro 7, conversamos un poco. Ella vestía una chompa verde de lana y portaba un gran bolso de tejido con motivos jalkas.

Con su voz serena, me dijo que todavía le resultaba difícil creer que su nombre figuraría junto al de presidentes y otras personalidades. Y tratamos de enumerarlos entre divertidas y asombradas (El Príncipe de Edimburgo, el Papa, ¡Gladys Moreno! … ). Le expresé que ella lo tenía más que merecido y que este reconocimiento iba más allá de su persona, ya que era para todos los artistas bolivianos. Tras una breve pausa, ella continuó diciendo que toda su vida estuvo dedicada al arte, a escribir y a su guitarra, con la satisfacción de haber dejado algo. “Los artistas más jóvenes y el público han sido buenos conmigo, cantando y reinterpretando mis canciones y que este premio, en efeto, es suyo también”. “Este es un premio compartido”, terminó diciendo.

Al entrar en la cabina de la radio, ella no sabía que se había preparado un programa especial para destacar su obra junto a Willy Claure y Benjamín Chávez. Fue un momento memorable que reunió a tres reconocidos y experimentados artistas de diferentes áreas del arte, comunicación (Aillón), música (Claure) y literatura (Chávez), alrededor de Matilde. (Para los interesados, esta entrevista está disponible en las redes sociales de Correo del Sur).

Al finalizar el programa, Alex y yo acompañamos a Matilde a hacer compras al supermercado y, al salir, fue ella quien nos acompañó por un café Sucre, porque ella no toma café (prefiere el té). Alex y Matilde se conocen desde hace mucho y había un aire de soltura y amistad en torno a la mesa. Compartimos una linda charla sobre muchas cosas de la ciudad y del programa que acababa de emitirse. Cuando le preguntamos sobre la premiación, no quiso decir mucho ya que no dependía de ella, dijo, y nadie sabía cuándo o dónde ocurriría.

Sucedió el jueves 8 de septiembre en el centro cultural La Sombrerería en Sucre; se le hizo entrega de la Medalla en el grado de Caballero de la Orden Nacional del Cóndor de los Andes, de la mano del presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Luis Arce Catacora, en un auditorio lleno.

En su discurso, Matilde Casazola dedicó este reconocimiento a la memoria y cariño de sus padres, agradeció y finalizó leyendo Unas palabras sobre el cóndor: “El cóndor requiere el ancho cielo para su alto vuelo. En el escudo nacional está en lo alto el cóndor, él simboliza la libertad, la altivez. Vi de niña en el zoológico unos cóndores en una enorme jaula que tenía una montaña ficticia, ellos se paseaban aburridos alrededor de la montaña, a veces, trepaban por ella, cansinos; ya arriba ensayaban un vuelo, pero descendían rápidamente, pues sus alas rozaban el enrejado y ya no podían desplazarse más allá; el cóndor requiere todo el cielo para su ancho vuelo. Oro en esta ocasión por los cóndores cautivos. Agradezco a mi país, al Estado boliviano por otorgarme esta simbólica presea, me ha emocionado mucho el cariño, el reclamo de los artistas y pueblo en general que a la voz del compositor y brillante artista Willy Claure ha manifestado su cariño sincero hacia mi arte; sea el arte libre como son los majestuosos cóndores.”

Matilde Casazola, a sus 79 años, sigue cantando, tocando la guitarra, sonriendo y poniendo la mirada en la luna para encontrar inspiración, pero más allá de eso, puede vivir en carne propia y saborear los frutos de toda su vida dedicada a lo que siempre la hizo plena, el arte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s